Archive by Author

Quiénes escriben qué, un repaso a las publicaciones de Villa Mitre

1 May

¿Cuántos números de la revista Labor se publicaron? ¿En qué momento? ¿Y de la revista Fomento? ¿y dónde están los ejemplares de Brazo y Cerebro?

Estas preguntas no tenían una respuesta precisa hasta que Luciano Lorenzzetti decidió rastrear y compilar todas las publicaciones que, desde un comienzo, se habían publicado en el barrio Villa Mitre y alrededores para dar cuenta de las posibilidades que tienen estas fuentes primarias en una investigación sobre el barrio a partir de los medios que utilizan los vecinos para comunicarse.

Es así que ahora es posible dar cuenta del gran número de publicaciones que se sostuvieron en el tiempo a través de instituciones tan diversas como el Centro Recreativo y Cultural de las Villas (Fomento, 1923-1930), Grupo Anarquista Brazo y Cerebro (Brazo y Cerebro, 1922-1931), Escuela Común Urbana nº 16 (Labor, 1943), Club Villa Mitre (El fortín, 1992-1998), Delegación Municipal “Las Villas” (Las Villas, 1995), Cooperadora del Hospital Penna (Informativo Penna, 1999), Hospital de día del HIGA Penna (Brazos Abiertos, 2000), Zona Core Editorial (Veme, 2006) y Centro de Fomento, Cultura y Biblioteca Popular “Bartolomé Mitre” (La Campana, junio 2008).

Este trabajo de recopilación puede leerse en el libro De las vías para acá. Cinco acercamientos a la historia de las Villas, que se presenta el día 4 de mayo a las 20hs. en el Coloso Cultural, Comunitario y Popular (Garibaldi 149).

Anuncios

Juventud Divino Tesoro. El testimonio de Benito Martínez y la militancia en la Juventud Peronista de Villa Mitre (1950-1955)

28 Abr

¿De qué manera las expresiones locales y los actores se inscriben en los procesos históricos nacionales? A partir de esta inquietud, Duilio Minieri recorre la historia de la militancia en el barrio, en torno a la figura de Benito Martínez. Desde su infancia en el almacén de ramos generales de su padre donde “prácticamente se hacían las reuniones, no reuniones, los puntapiés se pegaban ¿no? Que el problema del arroyo, que el problema de las luces (…) que el problema de… y bueno y todo eso se iba…. este.. ” y continúa Benito “y yo era un poquito la colita de mi viejo, me iba en enterando de todo eso”.

Los cambios en el barrio no solo se hicieron perceptibles en las casas del barrio Obrero y en mejoras en plazas y en el parque Independencia: “lo que tenemos es un cambio sustancial en el barrio ¿no? Porque Villa Mitre si uno analiza un tiempo atrás, era el barrio de los tamariscos. Donde la gente empezó a tener un peso (…) cambió la fisonomía del lugar”, dice Benito y también ilustra como cambió la capacidad de consumo “Y ese papel higiénico que teníamos allá (arriba de la estantería), ya no lo teníamos allá, lo teníamos abajo en el mostrador porque ya no alcanzaba”.

Estos fragmentos  forman parte del trabajo “Juventud Divino Tesoro”, del libro De las vías para acá. Cinco acercamientos a la historia de las Villas que se presentará el próximo viernes 4 de enero a las 20hs. en el Coloso Cultural, Comunitario y Popular (Garibaldi 149).

Las palabras y las casas. Los orígenes del Barrio Obrero

28 Abr

“Mi marido no quería ni anotarse… era más reacio. Y tanto, tanto lo convencimos y fue a anotarse y en un sombrero hacían el sorteo. Nada de bolillero. Había papelitos doblados, o sea, dos casas, y mi marido agarrael papelito, lo mira”, así cuenta Nélida Amado (vecina del barrio desde 1951) cómo se hizo la entrega de la primera tanda de casas del barrio.

Un barrio que aún hoy da cuenta del proyecto de casas tipo chalet del Plan Trienal de la Provincia de Buenos Aires, durante el gobierno de Domingo Mercante (1946-1952).

“Eran ambientes amplios -insistirá Marisa Diffilipo- no eran como las casas que se hacen ahora todas chiquietas y ya te digo ventanas de calidad…. Ha cambiado un poco en ese sentido porque ahora techo de teja ni pensarlo y techos de madera y ventanas de madera no ves…”.

 

¿Cómo entender la casa como espacio privado en un entramado de políticas sociales públicas?

¿Cómo se da la sociabilidad en estos planes de vivienda?

Estos dos ejes reccore el artículo de Esteban Sabanés sobre el barrio Obrero, en el libro “De las vías para acá. Cinco acercamientos a la historia de las Villas” que se presentará el próximo viernes 4 de mayor en Garibaldi 149 (en el Coloso Cultural, Comunitario y Popular) a partir de las 20 hs.

¿Cómo era Villa Mitre cuando los Visconti no eran “Los Visconti”?

25 Abr

“En la casa del barrio Hospital donde vivía Mito había varios discos. Muchos eran de pasta; junto con el tocadiscos, los había llevado ahí Alba, su esposa, porque su madre pensaba deshacerse de ellos. El Mito de todos esos nunca escuchaba ninguno, excepto ese en el que, decía él, tocaba un amigo suyo de cuando vivía en Villa Mitre”.

Así comienza el texto donde Nicolás Fernandez Vicente donde,  a partir de  la tapa del disco  autografiada “Siempre juntos. Mi hermano y yo”

se recorren algunos lugares del barrio Villa Mitre que aparecen en las canciones de  Los Visconti.

Este es uno de los capítulos que integran el libro “De las vías para acá. Cinco acercamientos a la historia de las Villas” que se presentará el próximo 4 de mayo, a las 20hs., en el Club Villa Mitre (Garibaldi 149).  

Para que la espera no se haga larga, compartimos con ustedes “La Reina de las Villas”:

http://www.youtube.com/watch?v=pBa2QUQJUZk

Lluvias eran las de antes…

18 Oct

Cuenta Rubén de Castro, vecino de Villa Mitre desde siempre: “Está la época del ’44, del ’44, ’43. La inundación. Esto llegaba a hasta acá. En altura, entraba más o menos un metro, porque el arroyo se desbordaba. Y llegaba hasta la mitad de la plaza, la creciente llegaba hasta allá. ¡Hasta allá! (…) Esto era un paredón, y acá había una puerta de fierro. Mi viejo se construyó una mesada de baldosa de un metro por un metro y la ponía en la puerta con bolsas de arena atrás para que no pasara el agua. Y así nos salvamos. Todo el perímetro de alrededor de la casa es de material, y el agua no se filtraba. (…)

Esto era una cosa impresionante. De noche, una soledad, una cosa tan triste era. El año ’43, el año ’44. Fueron épocas de grandes inundaciones. Una cosa de locos. Nosotros salíamos con mi hermano a hacer los mandados, a hacer compras (había que comprar, había que comer) agarrados con una soga. Porque el agua venía de allá, iba toda para el desemboque, desembocaba toda en el arroyo Napostá. El agua venía de Tiro Federal, de la loma. Entonces vos te tenías que agarrar porque te llevaba la corriente. Era impresionante. Nueve años teníamos nosotros. No éramos muy grandes. Mi hermano tendría doce, trece años. Éramos chicos todavía. Ese es el tiempo de las crecientes, ’43, ’44, por ahí. Una creciente espectacular”.

Este fragmento corresponde a una entrevista realizada por Nicolás Fernandez Vicente el 23 de mayo de 2011, como parte de una serie de investigaciones que vienen realizando alumnos de la Universidad Nacional del Sur en el marco del proyecto de extensión universitaria Villa Mitre 3.0 proyecto de archivo histórico participativo y multimedia en Villa Mitre y barrios aledaños, en colaboración con Estación Rosario, plataforma de acción cultural, y Christian Díaz, coordinado por Mario Ortiz y Lucía Cantamutto. Dentro de ese proyecto, estamos preparando un libro que saldrá publicado a fin de año que compila las investigaciones realizadas durante el año.

Además, en http://www.villamitre3punto0.com.ar/ , la página de Christian Díaz, podrán encontrar, agregar y comentar más fotos y relatos sobre el pasado y presente del barrio. La página, con fomato 3.0, es un archivo público que permite, a quienes lo deseen, agregar más información, imágenes, texto georeferenciados sobre Villa Mitre.

Lo que el mapa no cubrió

14 Jul

El trazado de las calles son las líneas –nunca rectas- que se entrecruzan con anécdotas, mascotas callejeras, árboles y fotos (nuevas y viejas). En el aparente cuadriculado empiezan a verse las formas irregulares del follaje de las plantas de Orgelia de Vilche y de su amiga Sofía Brown, que recuerdan las flores de tela que tanto le gustan. Si uno mira fijo puede oír a Benito Martínez dando una clase magistral de economía peronista a través de la ubicación del papel higiénico en el negocio familiar. Y si nos acercamos aún más, vemos los sucesivos comercios que estaban en la zona, vemos el gato que duerme en el marco de una puerta y un señor con sombrero en bicicleta que instala una escena western en el medio de Villa Mitre. Quizás, si uno se apoya contra la pared, pueda percibir el ruido del follaje de acrílico y tempera que nos muestran cuadras muy verdes y un arroyo oculto por el asfalto pero con su rivera aún visible.
Pero, ¿es el mapa el que dice, muestra, señala? ¿O son los vecinos y sus relatos que dan sentido a este soporte? ¿Qué son esos relatos que sino un intento de rehacer la ciudad de Villa Mitre a partir de lo que subyace a ese entramado de calles que cambian de nombre, de dirección y rompen con la lógica de damero del resto de la ciudad? ¿Es desde ahí de donde se constituye la autonomía? David Harvey dice que el derecho a la ciudad no es simplemente el derecho de acceso a lo que ya existe, sino el derecho a cambiarlo a partir de nuestros anhelos más profundos. Eso también es lo que está en el mapa: una playa del Caribe donde antes había un tajamar, un río de agua espumosa, una ballena que viaja en tren.

Preguntarnos sobre aquello que en el recorrido cotidiano -sobre las mismas cuadras viendo un paisaje similar todos los días- se nos comienza a olvidar… ¿cómo se llamaba el negocio de la esquina? ¿dónde queda el tajamar? ¿quién hizo el monumento del árabe? Es posible que las respuestas a estas preguntas estén orientadas a la necesidad de construir la historia del barrio entre todos, construir la memoria social de lo que desde 1906 (y desde mucho antes también) conforman las experiencias y pensamientos de quienes viven y vivieron. El mapa es una respuesta, entre otras posibles, a la necesidad vecinal de un espacio para que los relatos circulen, se compartan y, al mismo tiempo, permanezcan.

De la canal posa sobre una pelota.
El recorrido de los colectivos.
El viejo estadio.
Los árboles.
El mapa.
Los relatos.

Vista aérea del picnicódromo

14 Nov


A %d blogueros les gusta esto: